En nombre de la Iglesia en Argentina expresamos nuestra solidaridad con la numerosa colectividad boliviana que reside en nuestro país. Acompañamos fraternalmente a  las familias que están sufriendo la muerte de seres queridos a causa de la  violencia que se vive en el país hermano.

Invitamos a  unirnos  en oración, y ponernos en disponibilidad servicial con  los que viven estos trágicos sucesos que se dan desde la interrupción del orden institucional en Bolivia.

Invocamos la intercesión de Nuestra Señora de Copacabana, Patrona de Bolivia, para todo el pueblo y, especialmente los más pobres y los que  sufren la violencia.

Buenos Aires, 21 de noviembre de 2019
Comisión Ejecutiva
Conferencia Episcopal Argentina