Trasladaron los restos de Mons. Rómulo García

En horas de la tarde de ayer, miércoles 18 de diciembre, los restos mortales de monseñor Rómulo García, tercer arzobispo (cuarto diocesano) durante 11 años de Bahía Blanca, recibieron sepultura definitiva en la capilla de los difuntos en la catedral Nuestra Señora de la Merced, de Bahía Blanca.

Dichos restos fueron trasladados del panteón de la Congregación de las Siervas de Jesús, donde se encontraban desde su fallecimiento el 18 de diciembre de 2005.

Tras la recepción del féretro a las 18, hubo en la catedral una hora de oración, y a las 19 se celebró la misa de cuerpo presente presidida por el arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Guillermo José Garlatti, y concelebrada por sacerdotes diocesanos y religiosos de la arquidiócesis. A su término, previo responso, el cajón con los restos de monseñor García fue depositado en el nicho preparado especialmente.

Dejamos a continuación para descargar la homilía que pronunció mons. Néstor Navarro (obispo emérito de Alto Valle) en la misa de exequias y una breve semblanza de Mons. Rómulo García.

Mons. Néstor Navarro - Homilia Exequias Mons Romulo García

Mons. Rómulo García

Nació en Buenos Aires el 24 de marzo de 1927. Realizó sus estudios eclesiásticos en el seminario San José, de La Plata, con maestros como Enrique Rau, Raúl Francisco Primatesta, Ernesto Segura, Octavio Nicolás Derisi, Eduardo Pironio, todos ellos luego obispos, y algunos cardenales. Al concluir sus estudios fue ordenado sacerdote el 10 de diciembre de 1950.

Siendo vicario general de la arquidiócesis de Bahía Blanca, el 9 de agosto de 1975 el papa Pablo VI lo eligió obispo titular de Uzita y auxiliar de Mar del Plata, cuyo obispo era monseñor Eduardo Francisco Pironio. Recibió la ordenación episcopal el 24 de septiembre de ese año de manos de monseñor Pironio, quien recientemente había sido designado por Pablo VI pro-prefecto de la Congregación de Religiosos e Institutos Seculares.Fueron co-concelebrantes monseñor Jorge Mayer, arzobispo de Bahía Blanca, y monseñor Germiniano Esorto, primer arzobispo de esa arquidiócesis, ahora renunciante.

La singular simpatía de que gozaba García, y las numerosas delegaciones del interior y de otras diócesis vecinas, especialmente de Mar del Plata, aconsejaron la realización de la celebración en el estadio del Club Estudiantes, donde, como se había previsto, la afluencia de fieles colmó totalmente el recinto.

Al quedar vacante la sede de Mar del Plata, por el traslado a Roma de monseñor Pironio, el 19 de enero de 1976 Pablo VI lo designó obispo de la diócesis marplatense de la que tomó posesión el 19 siguiente.

El 31 de mayo de 1991 Juan Pablo II lo promovió a la sede arzobispal de Bahía Blanca, de la que tomó posesión el 24 de septiembre de 1991.

Renunció por edad en marzo de 2002 y falleció el 18 de diciembre de 2005.