El pasado domingo 27 de julio Mons. Guillermo Garlatti visitó la Fazenda de la esperanza en Carhué. Allí presidió la Eucaristía y señaló que la Fazenda es “la obra que más quiero”.

Posteriormente dieron testimonio algunas personas que estaban allí, como Maxi que términó su etapa de recuperación ese día. También otro joven se presentó muy agradecido hacia el Sr. Arzobispo por su apoyo a la Fazenda y por haberla traído al territorio de la diócesis. En su opinión, si no hubiese sido así, no habría conocido el amor de Dios.

Muy emocionado, Mons. Guillermo dio las gracias a todos los voluntarios allí presentes y pidió que más gente se comprometa con esta misión.

El día terminó con el almuerzo. El arzobispo, se mostró contento y compartió la mesa con todos los chicos.