En los meses pasados tuvo lugar una misión Eucarística en la parroquia Nuestra Señora de Luján de Pigüé. Como fruto de esa misión, y del deseo y trabajo de muchos laicos se pudo hacer realidad la capilla de adoración permanente.

El pasado 23 de septiembre el Santísimo Sacramento recorrió el hospital bendiciendo a todos los enfermos. Luego, en procesión, toda la comunidad se dirigió al templo donde se celebró la misa en el marco de las fiestas patronales arquidiocesanas. Posteriormente se dio comienzo a la adoración.

Hace ya dos meses que la comunidad se preparaba para esto con horas santas una vez por semana.

La capilla será bendecida solemnemente por el Sr. Arzobispo Mons. Carlos Alfonso Azpiroz Costa el próximo 17 de octubre.

Los más de 300 adoradores anotados serán el alma de todo el apostolado y misión de la comunidad católica pigüense.