Los diáconos permanentes de nuestra arquidiócesis junto a sus esposas pudieron compartir un gran regalo de Dios en medio de la naturaleza. El encuentro tuvo los días 18 y 19 de febrero, en el marco que brinda la Estancia Manantiales de la localidad de Ochandio, partido de San Cayetano. Allí el Arzobispo Coadjutor Mons. Fray Carlos Alfonso Azpiroz costa predicó el retiro anual.

El mismo, centrado en la mirada de Dios hacia la mujer y manifestado en los personajes bíblicos, fue despertando en los diáconos y sus esposas el deseo de seguir ejerciendo fielmente el servicio en medio del pueblo de Dios.

La familia diaconal cobra nuevos impulsos para seguir viviendo el ministerio que nos pide el Señor con alegría y la confianza puesta en su Palabra que acompaña, compromete y pide que se haga vida en cada uno de nosotros.

Todos los diáconos agradecen el continuo acompañamiento de nuestro Arzobispo que como Pastor enseña con la palabra y su sencillez a vivir el Evangelio en nuestras familias y en nuestras comunidades.

Agradecen también a la comunidad de San Cayetano por la cálida bienvenida; a la familia Gardey, por todas las atenciones recibidas; y a todos los que los acompañan con sus oraciones para que estos encuentros den verdaderos frutos para nuestra Iglesia.