Bajo el lema “Todos Tuyos María”, jóvenes del grupo misionero Karol de la Pquia. Santa Rosa de Lima de Coronel Pringles se encuentran recorriendo los barrios tresarroyenses Boca y Municipal.

Con esta quinta misión, el Grupo Karol está dando cierre a su labor misionera en Tres Arroyos de la que participan no solamente jóvenes de Coronel Pringles, sino también de Bahía Blanca, Coronel Dorrego, Patagones, Indio Rico, Gonzales Chaves y Tres Arroyos, acompañados de un grupo de adultos pringlenses.

La misión comenzó el pasado miércoles 25 y se extenderá hasta el sábado 28. Pedro Massaro, Coordinador del Grupo Karol, refirió:

“el lugar de la misión ha sido nuevo para nosotros, en barrios de una ciudad grande y ha tenido todos esos condimentos de aprender muchas cosas”

donde

“el P. Guillermo Fanelli y el P. Pedro Fournau estuvieron mucho tiempo al lado nuestro y nos ayudaron a mirar y pensar las misiones”.

La primera misión karolera en Tres Arroyos tuvo lugar en octubre de 2014.

Massaro destacó que una de las particularidades de esta misión fue “ese condimento del trabajo compartido” donde

“hemos trabajado mucho con la gente de Tres Arroyos formado comunidad también allá porque tenemos muchos chicos de Tres Arroyos que misionan con nosotros, (…) [fruto] que se fue dando a lo largo de las misiones en esta ciudad. Esta misión ha tenido eso: de muchas cosas agregadas, de muchas cosas nuevas y que termina con un cierre de este tiempo de vida compartida, de misión, de encuentros, de aprender muchas cosas y también de dejar muchas inquietudes para el futuro, para pensar, para discernir, de ver cómo actuar de acá en adelante”,

concluyó Pedro Massaro.

La misión abarca visitas a los hogares de los barrios Boca y Municipal como también  a hogares de ancianos y encuentros para niños y jóvenes en el CIC del barrio Boca, lugar en el que el P. Pedro celebró la santa misa el día miércoles.

Sobre el cierre de misión, el P. Guillermo Fanelli señaló que

“estamos coronando con mucha alegría esta quinta misión de Karol en Tres Arroyos de un grupo que le brinda a los adolescentes una contención familiar, cristiana, sana y al mismo tiempo le pone objetivos e ideales altos como es servir a los más necesitados, visitar a las familias y también generar esta dimensión tan necesaria para toda la humanidad que es la fe en Dios, la fe en el amor, en el bien; en definitiva la fe en el Señor Jesús.”

Aseguró:

“ha sido también una siembra constante que se dio a lo largo de estos casi tres años. Creo que el fruto es muy positivo [porque] también nos ha brindado el bien de ir creciendo en conciencia de Iglesia particular, de diócesis, en nuestro caso de Arquidiócesis Bahía Blanca”.

El P. Guillermo destacó el rol Karol de reunir a jóvenes de varias ciudades donde el grupo se constituyó en

“un factor muy importante en lo que es ir acompañando a los jóvenes no solo de una parroquia, de una localidad, sino de toda esta zona Este de la Arquidiócesis de Bahía Blanca”.

Y concluyó con este anhelo:

“Esperamos seguir en contacto con Karol, con sus animadores, con su gente para seguir compartiendo la alegría de vivir a Jesús y de llevarlo a todos los lugares donde lo están esperando”.