Los seminaristas de la Arquidiócesis de Bahía Blanca están realizando su misión anual en Pigüé. En esta oportunidad son 13 los candidatos al sacerdocio que visitan por segunda vez la ciudad.

Desde el 14 de febrero han recorrido las calles los barrios “Murguía” y “El Ángel” con imágenes peregrinas de Nuestra Señora de Luján. La dinámica es muy simple. Al llegar a un hogar, se ofrece la visita de la Virgen por un día. El encuentro es ocasión de rezar, conversar y compartir un mate. La Madre de Dios abre las puertas de las casas para que pueda entrar el anuncio de Jesús.

También se han realizado actividades con adolescentes pertenecientes a diferentes movimientos y grupos de la parroquia. Y, en esta semana, se están llevando a cabo juegos con niños en una de las plazas del barrio “El Ángel”.

Pero la misión no es sólo para los más jóvenes. Hubo visitas a los geriátricos de la ciudad donde se compartió música, oración y hasta un juego de lotería con los abuelos, que recibieron el sacramento de la unción de los enfermos al finalizar el encuentro.

La tarea, que desde el día 24 cuenta con la compañía del Arzobispo Coadjutor Fray Carlos Alfonso Azpiroz Costa, continúa hasta el día 28 de febrero. La misa de cierre será a las 20 hs. en la capilla Sagrado Corazón de Jesús de Pigüé.