Dejamos a continuación la síntesis de las conclusiones de cada área del Encuentro de Pastoral Arquidiocesano 2017.

Conclusiones Generales del EPA 2017

No nos dejemos robar el entusiasmo misionero

 ¿Dónde?

  • En misión, en cualquier realidad y necesidad que nos toque vivir.
  • En Salud, ocupando y redescubriendo los distintos lugares de sufrimiento.
  • En familia, aprovechando cada nueva instancia para acercar a la familia a la Comunidad.
  • En jóvenes, encontrando en todos los espacios joven, una posibilidad de anuncio y testimonio.
  • En Pastoral Social, asumiendo como propias, las necesidades de nuestra realidad social, sin esperar que vengan a nosotros.
  • En Catequesis y en Educación, volviendo a dar sentido a la familia como primera educadora en la fe.

¿Cómo?

  • En educación, buscar espacios concretos para lograr lineamientos en conjunto, por ejemplo el uso concreto de las redes sociales.
  • Formar una pastoral de la educación, de orden formal e informal.
  • En misión, siendo protagonistas pero desde el anonimato, a través de un servicio real, concrete y humano. Animando a la Comunidad a ser misioneros.
  • En Salud, fortaleciendo la Jornada Nacional de los Enfermos. Tomando mayor conciencia de nuestra presencia en esta realidad.
  • En jóvenes, sabiendo aprovechar cada instancia, encuentro y posibilidad de anuncio de una manera VIVA y ATRACTIVA de quienes somos.
  • En familia, acompañando, discerniendo e integrando las nuevas realidades familiares.
  • En catequesis, aprendiendo a salir de nuestras zonas de confort. Involucrándonos con conciencia clara y espíritu prudente en esta tarea evangelizadora.
  • En Pastoral Social, sobre todo tomando conciencia que somos parte de la sociedad, y que el otro es un DON. Desde allí aprender a salir al encuentro.

¿Cuándo?

  • En misión, cuando descubrimos y entendemos que en el otro está Jesús. Brindando SIEMPRE, la posibilidad de encuentro con el Señor.
  • En Salud, cuando se nos presente el rosto sufriente de Cristo en nuestros hermanos.
  • En jóvenes, sobre todo aprendiendo a rescatar a los jóvenes del sentimiento de orfandad.
  • En familia, comprendiendo que somos nosotros quienes debemos tener esa actitud de apertura, acogida y decisión de invitar a las familias a nuestra Comunidad.
  • En Pastoral Social, cuando no desconozco que el otro es reflejo de un Dios encarnado en una humanidad doliente.
  • En Educación y en Catequesis, siempre, descubriendo cada momento de evangelización como una alternativa de aprendizaje-servicio; reconociendo que cada encuentro es una oportunidad de anuncio alegre del Evangelio.