El maestro Alberto Tramontana nos comparte un extracto de lo escrito por el P. Daniel Climente, coordinador del “Grupo Pueblo de Dios“, en relación a los cantos para la Cuaresma

Cantos para la Cuaresma
Daniel Climente en “Música, Liturgia y Pastoral” (pp. 128-129)

El segundo tiempo fuerte es el Ciclo Pascual. Es el Centro de la vida de la Iglesia. Nuestro canto puede ayudar a vivirlo intensamente.

En el período Cuaresmal se debe tener en cuenta el valor de la austeridad, del silencio contemplativo y penitencial.

  • Al comienzo de las celebraciones podemos tomar un canto que nos introduzca en el sentido de nuestro caminar hacia la Pascua. Proponemos el mismo durante los cinco domingos para que se lo cante bien y sin depender de los cancioneros.
  • La Cruz es un signo central de este tiempo que se puede destacar en la procesión de entrada. Así también los cantos que durante la Adoración de la Cruz hacen referencia al misterio de la Redención, al triunfo del crucificado, a la fuerza del amor que vence a la muerte y al pecado, y a nuestro seguimiento sincero y fiel del camino que abre la Cruz.
  • LOS SALMOS tienen una importancia enorme al momento de contemplar y responder a la primera lectura.
  • La Aclamación del Aleluya se suprime durante este tiempo lo mismo que el Gloria: en su lugar se canta una aclamación adecuada que nos prepara para escuchar la Buena Noticia.
  • El canto final podría suprimirse y dejar a la asamblea que se retire en silencio.
  • También el canto de presentación de dones puede ser un canto cuaresmal, aunque su letra no hable específicamente del pan y del vino.
  • LOS CANTOS DE SEMANA SANTA NO DEBERÁN SER UNA INNOVACIÓN DE ÚLTIMO MOMENTO. Será importante ensayarlos y cantarlos durante la Cuaresma.